Un sitio multilingüe apunta a captar visitantes de distintos países. Es sumamente útil cuando nuestros productos o servicios pueden ser vendidos al exterior.

Para hacerlo duplicamos el contenido, el sitio multilingüe por excelencia es inglés-español, en ese orden cuando apuntamos a mercados internacionales o español-inglés cuando nuestro mercado es fundamentalmente Argentina, pero también queremos sumar residentes en países de habla inglesa.

En resumen, cuando el visitante elige idioma no se produce una traducción automática, sino que se carga una versión realizada en ese idioma. Esto garantiza mejor resultado en los buscadores.